La visión binocular, también conocida como visión estereoscópica, es la capacidad que tenemos de integrar dos imágenes en una sola, es decir, el tipo de visión en el que los dos ojos se utilizan conjuntamente.

Los seres humanos tenemos visión binocular, ya que vemos una sola imagen a pesar de que cada ojo tiene su propio punto de vista. ¿Cómo sucede? El cerebro recibe señales luminosas de ambos ojos a través de los impulsos nerviosos que se fusionan. Al unirse se genera una única imagen en tres dimensiones.

¿Qué nos permite la visión binocular?

Este tipo de visión es necesaria para tener una percepción del espacio más precisa y un mayor campo visual. Además, también nos permite una mejora en la percepción de los colores.

¿Qué necesitamos para tener una buena visión binocular?

  • Buena coordinación y centrado de los ojos. Al mirar los dos ojos tienen que moverse a la vez y en paralelo. Cuando no existe esta coordinación aparece el estrabismo.
  • Correcto funcionamiento del tándem: visión-cerebro. Al nacer el cerebro y el sistema visual establecen conexiones para aprender a interpretar la información que nos llega de los ojos.
  • No tener problemas de visión en un solo ojo. Cuando un ojo tiene deficiencias graves el cerebro tiende a eliminar la información que se recibe de ese ojo.

Problema visual: Estrabismo

Es problema más conocido que se produce como una alteración de la visión binocular es el estrabismo, y suele afectar más a los niños.  En este caso, la visión binocular no es posible porque cada ojo enfoca hacía puntos del espacio diferentes.

Cuando unos de los ojos se desvía el cerebro recibe dos imágenes que no se pueden fusionar. Por norma general, el cerebro prescinde de la imagen que recibe del ojo más desfavorecido.

¡Recuerda! Realiza periódicamente revisiones oculares en tus hijos. La detención precoz es muy importante para llevar a cabo el tratamiento para reducir o eliminar los síntomas de la visión binocular.