¿Cuántas veces hemos escuchado la frase “somos lo que comemos”? En el caso de la visión este dicho no se queda atrás. Una correcta alimentación puede influir de manera positiva en nuestra vista.

Una nutrición sana y equilibrada es recomendable para mantener una buena salud visual y tener menos posibilidades de padecer patologías oculares.

Una alimentación con falta de nutrientes puede acrecentar problemas como la fotofobia o el ojo seco. Por ejemplo, la vitamina A es necesaria para el mantenimiento de los fotoreceptores encargados de la visión en la oscuridad. Por ello, su falta puede conducir a una ceguera nocturna.

Alimentos para mejorar la vista

Zanahoria

Rica en vitamina A y caroteniodes. Ayuda a prevenir las cataratas, a tener una óptica visión nocturna y a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Espinacas

Ricas en betacarotenos, imprescindibles para la formación de vitamina A. Ayudan a prevenir los problemas asociados con la edad y con la sequedad ocular. Asimismo, también ofrecen una protección de los ojos frente a las cataratas y la luz solar.

Cebollas

Ricas en vitamina A y C y quercetina. Ayuda a la prevención de las cataratas, especialmente en los diabéticos, y favorece la generación de pigmentos para evitar los problemas de retina.

Brócoli

Además de ser un superalimento, es rico en vitamina C, agua y fibra. Protege la vista del sol y aumenta el pigmento macular del ojo.

Pimientos

Son ricos en vitaminas A y C, el locopeno, betacaroteno, luteína y zeaxantina. Nutrientes que ayudan a la prevención de las cataratas y a la degeneración macular.

Melón, mango, naranjas…

Son ricos en vitamina A. Por ello, son beneficiosas para la salud ocular.

Las naranjas, además, son ricas en vitamina C, un antioxidante perfecto para frenar el deterioro por la vejez. Ayuda a prevenir las cataratas y la vista nublada.

Leche y huevos

Ayudan a mantener la conjuntiva sana, la membrana transparente que cubre la parte interior del globo ocular alrededor de la córnea.

Salmón /Bacalao / Hígado de vaca o de pollo

Son ricos en ácidos grasos omega 3. Ayudan a disminuir el riesgo de ceguera.