La degeneración macular o la degeneración macular relacionada con la edad (DMRE) es una enfermedad que afecta a la visión. En concreto, la DMRE afecta a la mácula, la parte del ojo que nos permite ver los detalles pequeños. De este modo, la degeneración macular destruye la agudeza de la visión central, la encargada de ver con claridad los objetos y realizar actividades como leer o conducir.

La degeneración macular no causa dolor y es una de las principales causas de pérdida de visión en personas mayores de 50 años.

¿Qué es la mácula?

La mácula es una de las zonas del globo ocular. Se trata de un punto amarillo situado en el interior de la retina y permite tener la visión de los detalles y el movimiento.

Tipos de degeneración macular

  • Degeneración húmeda

Este tipo ocurre cuando los vasos sanguíneos anormales crecen bajo la mácula. Estos vasos gotean sangre y líquido de forma frecuente, produciendo daño a la mácula. Los primeros síntomas es la visión borrosa.

  • Degeneración seca

Este tipo se produce por el deterioro de las células de la mácula debido a la luz, ya que los vasos sanguíneos de la mácula se vuelven más frágiles. Uno de los primeros síntomas es ver torcidas las líneas rectas.

Casi todas las personas que padecen esta enfermedad comienzan por este tipo de degeneración macular.

Factores de riesgo de la degeneración macular

  • Envejecimiento. Es la principal causa, ya que la mayor parte de la población afectada es mayor de 50 años.
  • Herencia: Aunque no está demostrado, muchos estudios científicos concluyen que la genética es uno de los factores de riesgo para padecer esta enfermedad ocular.

Otros factores de riesgo que influyen en la aparición de esta enfermedad, pero en menor medida son: la obesidad y el sedentarismo, la presión arterial elevada, el tabaquismo y los ojos claros.

¡Recuerda!

Es muy importante que realices tu examen visual anual. Los exámenes oculares pueden detectar la degeneración macular antes de que cause pérdida de visión.