Con la edad los problemas de visión aumentan y los ojos van perdiendo la capacidad de enfocar a diferentes distancias. Estos síntomas se conocen como vista cansada o presbicia. La mejor forma para reducir sus síntomas y gozar de buena visión es el uso de gafas progresivas.

¿Cómo funcionan las gafas progresivas?

  • La parte superior del cristal está destinada para ver bien de lejos.
  • La parte media de la lente permite ver bien en las medias distancias.
  • La parte inferior sirve para la visión de cerca.

Ventajas

Las gafas progresivas te permiten ver nítidamente en todas las distancias, sin necesidad de cambiar de gafas para cada distancia. Todo en uno. Lo que implica, a diferencia de lo que comúnmente se cree, un ahorro económico al tener que comprar sólo unas gafas en lugar de dos o tres.

Asimismo, presentan mayor comodidad al tener que usar sólo unas gafas. Más prácticas. Otra ventaja que aporta comodidad: las gafas progresivas pueden ser también de sol.

Otra de las ventajas, es que se pueden usar para casi cualquier graduación y, además, tienen un componente estético. Desde fuera no se percibe que en la misma gafa hay varias graduaciones.

Desventajas

Simplemente, tenemos que mirar por la parte de la gafa con la que miraríamos de forma natural. Existe un periodo de adaptación. Hay que coordinar la mirada con los movimientos de cabeza.

Es decir, para leer un libro nuestra vista se dirige hacia la parte inferior y nuestra cabeza también. Si sólo cambiamos la mirada veríamos zonas borrosas en los laterales. Si miramos de reojo la visión será borrosa.

Gracias a la última tecnología, los periodos de adaptación son muy cortos e intuitivos. Eso de que con las gafas progresivas me mareo, ha pasado a la historia. Ahora sólo es un mito, ya que los periodos de adaptación han pasado de semanas a días.

Visítanos en Óptica Las Carolinas y te aconsejaremos sobre qué lente progresiva es la más adecuada para ti.