El otoño supone retomar algunas de las rutinas que quedan atrás después del verano. Nuestra piel es la más afectada. Por eso, debemos saber qué hacer para regenerar la piel y recuperar su estado natural.

Tanto nuestro celebro como nuestra piel tienen memoria. Pasadas las vacaciones, podemos ver en nuestra piel la falta de hidratación, los cambios en nuestra alimentación y las horas de exposición al sol. Signos que se pueden intensificar a lo largo de los años.

¿Qué podemos hacer para regenerar la piel?

  1. Exfoliar: los rayos del sol hacen que las capas más superficiales de nuestra piel sufran. Por eso, es necesario llevar a cabo una exfoliación que elimine las células muertas y, al mismo tiempo, regenere la piel dejando un bronceado más luminoso y duradero.
  2. Hidratar al máximo: la sequedad de la piel es una consecuencia directa de los daños del verano. Al comenzar el otoño, debemos empezar a utilizar hidratantes con principios activos más fuertes, tipo retinóico o ácido glicólico, para regenerar la piel. Además, es fundamental beber mucha cantidad de agua y así mantener hidratado nuestro cuerpo desde el interior.
  3. Despigmentar la piel: hay muchos métodos para combatir las manchas. Las cremas despigmentantes específicas suelen ser bastante eficaces, pero hay que tener en cuenta que nuestro bronceado debe haber desaparecido para someterse a fuertes tratamientos despigmentates.
  4. Llevar una buena alimentación: es recomendable consumir alimentos con mucha vitamina A, B y C. Esto ayudará a regenerar la piel desde el interior.
  5. Usar protección solar: aunque nuestro cuerpo ya no vaya a estar expuesto a largas horas de sol, debemos proteger la piel de nuestro cuerpo en todo momento. No solo el rostro, el cuello o el escote, ya que nuestra ropa no protegerá totalmente la piel de los rayos solares.
  6. Utilizar el maquillaje ideal: invierte en cremas y bases más fluidas. Esto aportará un aspecto más uniforme y luminoso.

Cuidar y mimar nuestra piel es un requisito fundamental para mantener un aspecto firme, joven y brillante.