¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria crónica discontinua que afecta a la piel. La piel no realiza su función de protección resultando en una piel muy sensible, seca y que se irrita con facilidad. Además, es una afección reincidente que se manifiesta con fases alternas de brotes y de remisión.

La dermatitis atópica se suele iniciar en la infancia y en ocasiones puede ir asociada a otras afecciones como el asma o la rinoconjuntivitis. De cada 10 niños que nacen, 1 ó 2 tienen problemas de piel atópica.

 

Síntomas

Los principales síntomas de esta enfermedad son:

  • Picor que hace que sea incontrolable rascarse, produciéndose lesiones  en la piel, que pueden infectarse debido a las condiciones de la piel.
  • Piel seca
  • Eczema

Durante los meses de primavera y otoño suelen aparecer nuevos brotes,  los síntomas empeoran en invierno y mejoran en verano.

 

Dermatitis atópica y protección solar

La piel de las personas que sufren dermatitis atópica es más vulnerable a los agentes externos como alérgenos, productos de higiene o productos químicos. Por ello, a la hora de utilizar protector solar, no pueden utilizar uno cualquiera. Es altamente recomendable, utilizar productos específicos para tratar pieles atópicas; ya que crean una barrera protectora que además de proteger de la radiación solar, lo hace frente a otros factores externos.

 

Productos recomendados

Desde la Farmacia os recomendamos los siguientes productos:

La gama de protectores solares Ladival para pieles atópicas.

Y el protector solar de Leti AT4, específico para pieles atópicas, que, además de proteger del sol, también protege frente a la polución, alérgenos contenidos en el aire, sudor y productos químicos como los que puede haber en una piscina.