Suele haber mucha confusión entre resfriado común y gripe, para poder diferenciarlos correctamente debemos conocer los síntomas que presenta cada afección de forma independiente.

El resfriado común y sus síntomas

El resfriado común o catarro es una enfermedad vírica que afecta principalmente las vías respiratorias.  

Puede ser provocado por diferentes virus siendo el más común un virus conocido como rinovirus.

Este virus afecta a personas de cualquier sexo y edad, y es independiente de la época del año.

Los síntomas del resfriado común son:

–       Dolor de garganta

–       Tos

–       Estornudos

–       Congestión nasal

–       Dolor de cabeza

–       Irritación y picor nasal

–       Irritación ocular

–       Malestar general

–       Cansancio

 

Los síntomas de la gripe

 

Por otro lado, la gripe es una infección vírica aguda del sistema respiratorio superior originada por el virus de la gripe o influenza. La característica principal de la gripe es la facilidad de contagio. Suele estar presente en los meses de invierno.

Los síntomas principales de la gripe son:

–       Fiebre

–       Tos seca

–       Dolor de cabeza muy intenso

–       Dolor muscular

–       Dolor de garganta, en menor medida

–       Estornudos y congestión nasal, en menor medida

 

¿Cuál es la diferencia entre la gripe y el resfriado?

 

Cómo hemos podido observar, la gripe y el resfriado común presentan síntomas similares, pero, la gripe es una infección más grave que presenta una mayor intensidad en sus síntomas y puede provocar complicaciones.

La principal diferencia entre gripe y resfriado es la presencia o no, de fiebre. La gripe siempre presenta fiebre alta mientras que éste no es un síntoma habitual en el resfriado.

Además, la gripe aparece de forma repentina mientras que los síntomas del resfriado lo hacen de forma paulatina.

Otra diferencia es la presencia de dolor muscular, la gripe provoca este dolor y el resfriado común no.

Finalmente, otros síntomas como la tos productiva, estornudos, dolor de garganta, irritación ocular o congestión nasal, son mucho más frecuentes en el resfriado común y raros en el caso de la gripe.

 

Tratamientos recomendados en cada ocasión

 

El tratamiento normal de estas infecciones va dirigido a paliar los síntomas hasta que el organismo elimina definitivamente el virus. Los tratamientos sintomáticos comunes son: antihistamínicos, descongestivos, antisépticos, mucolíticos y expectorantes.

Es muy importante tener en cuenta que los antibióticos no curan resfriados ni gripes. Los antibióticos no son eficaces para combatir los virus, sino que se administran en caso de infección bacteriana. Hay que recordar que los antibióticos sólo deben tomarse bajo prescripción y supervisión médica. Debemos ser conscientes de que un consumo no supervisado y continuado de antibióticos puede provocar resistencia a los mismos, volviéndose menos eficaces en caso de verdadera necesidad.

Desde la Farmacia os recomendamos:

Antibiótico natural a base de aceites esenciales.

Jarabe para mejorar la respiración

La gama Natestim está elaborada a base de propoleo y equinacea, y está indicada para suavizar la garganta y aumentar las defensas.

Jarabe para la tos adulto y niños.

Jarabe para la irritación de garganta.

Indicado para el refriado común, elaborado con extractos de plantas.