La vuelta al cole ya ha llegado, y es momento de prepararse para ello. ¿Tienes que graduar tu vista o cambiar tus gafas graduadas? ¿Por qué no probar con lentillas ésta vuelta al cole?


Ventajas de usar lentillas


Usar lentillas presenta diferentes ventajas a diferencia de usar gafas graduadas. Para empezar, el uso de lentillas reporta una mayor comodidad y libertad, ya que no existe ningún accesorio en el rostro que impida realizar alguna actividad, por ejemplo, a la hora de practicar deporte, el uso de lentes de contacto resulta extremadamente útil. Ya que no tienes el riesgo de que las gafas se caigan y se dañen.
Además, las lentillas proporcionan una visión nítida y amplia en todas las direcciones. Si utilizas gafas sabrás que si miras muy hacia abajo o hacia arriba la lente de la gafa no cubre la totalidad del campo de visión pudiendo resultar molesto.
Por otro lado, las lentillas ¡no se empañan! Y por supuesto suponen un cambio de imagen para esta nueva etapa escolar.


¿Cómo colocar las lentillas?


Aunque la colocación de las gafas si no se ha realizado nunca supone un reto, resulta muy sencillo si se siguen unas pautas básicas.

  1. Antes de tocar las lentillas o los ojos, lavar las manos.
  2. Intenta colocarte las lentillas siempre en el mismo orden, así si tienes diferente graduación entre ojos, evitarás mezclar las lentillas.
  3. Comprueba que la lentilla no está al revés, para ello coloca la misma en la punta del dedo y si ésta tiene forma de cuenco con los bordes rectos (y no hacia fuera); está bien.
  4. Con la lente en un dedo, levanta con la otra mano tu párpado superior y baja el párpado inferior para evitar parpadear.
  5. Ahora, acerca la lentilla con cuidado hacia el ojo, una vez la lente toque el mismo, suelta el párpado con cuidado y cierra el ojo para que la lentilla se ajuste.
  6. Realiza el mismo paso con el otro ojo.


¿Cómo retirar las lentes de contacto?

  1. Antes de tocar las lentillas o los ojos, lavar las manos.
  2. Retira las lentillas siempre en el mismo orden, así si tienes diferente graduación entre ojos, evitarás mezclar las lentillas.
  3. Levanta con la otra mano tu párpado superior y baja el párpado inferior para evitar parpadear.
  4. Acerca tu dedo despacio hacia el ojo hasta que toques la lente de contacto.
  5. Desliza la lente hacia la parte inferior del ojo y con suavidad retira la lentilla utilizando el pulgar y el índice.
  6. Realiza el mismo paso con el otro ojo.
  7. Si son lentillas desechables diarias, descartarlas.
  8. En caso de lentillas mensuales, limpia las mismas utilizando el líquido para lentillas, nunca utilices agua del grifo. Limpia el estuche e incorpora líquido para lentillas , coloca las lentillas adecuadamente en el estuche para su correcta conservación.